Mucho Valor

Mirko Tedesqui · May 15, 2019 9:01:43 AM >

DiaFamilia-02

Un día dos vagos penetraron en un almacén de una gran ciudad. Entraron sin problemas, permaneciendo en ella lo suficiente para hacer lo que se habían propuesto, y escaparon sin ser vistos. Lo que es inusual respecto a esta historia es lo que estos tipos hicieron. No robaron nada, absolutamente nada. Ningún artículo fue removido. Pero lo que ellos hicieron fue peor aún. En vez de robar, cambiaron el valor de todas las cosas. Las etiquetas con los precios fueron arrancadas. Los valores fueron cambiados. Estos hábiles malhechores quitaron la etiqueta de $395.00 de una cámara fotográfica y pegaron en ella una etiqueta de $5.00 de una caja de papelería. La etiqueta de $5.95 de un libro de tapa rústica fue removida y colocada en un motor fuera de borda. ¡Ellos revaloraron todas las cosas de la tienda!

¿Locos? Usted lo apostaría. Pero la parte más loca de esta historia tuvo lugar la mañana siguiente (usted no lo va a creer). La tienda abrió como de costumbre. Los empleados asistieron. Los clientes comenzaron a comprar. El lugar funcionó como de costumbre por 4 horas antes de que alguien notara lo que había sucedido. ¡Cuatro horas! Algunas personas consiguieron grandes baratijas. Otros fueron estafados.

 ¿Difícil de creer? No debería serlo; vemos suceder algo parecido todos los días. Estamos dominados por un distorsionado sistema de valores. Vemos las cosas más valiosas y nuestras vidas vendidas por centavos y los artículos más baratos costando millones.

¿No me cree? Lo invito a que esta noche, después de terminar su actividad laboral, y antes de dirigirse a su casa, prepare un block de etiquetas con la frase “Mucho Valor” y otro block de etiquetas con la frase “Poco Valor”. Coloque una etiqueta sobre todo lo que vea al ir saliendo: la computadora, su escritorio, su trabajo, sus compañeros laborales, su teléfono celular, su auto, continúe el ejercicio al llegar a su hogar: su perro, su casa, su televisor, su cama, su teléfono celular (lo volví a poner intencionalmente), sus hijos, sus muebles, las habitaciones de su domicilio, su esposa(o), sus pasatiempos, etc.

Permítame comentarle que hace poco, la ciudad de La Paz sufrió un deslizamiento en la zona de Llojeta afectando 64 viviendas, dejando un número de 88 familias damnificadas y cerca de 380 personas que lo han perdido todo. Lo que me llamó la atención, después de este trágico acontecimiento, fue el testimonio de una madre damnificada, la cual hablaba a las cámaras dando la espalda a los escombros de lo que podía haber sido su casa y todas sus pertenencias y con una templanza impactante, daba gracias a Dios porque su familia estaba completa, hasta el perrito estaba a salvo en la casa de uno de sus amigos.

Si esta mujer, hubiera hecho el ejercicio de las etiquetas, estaba clarísimo donde habría pegado las “Mucho Valor” y donde las “Poco Valor”. Su familia lo había perdido todo, pero ese todo no se comparaba en nada, con el que TODOS estén juntos y eso era más que suficiente e invaluable.

Esta familia ejemplifica a cabalidad la porción bíblica descrita en Mateo 6:19-21 que dice:

“No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban.  Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar.  Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón”

Esta familia dio una lección de donde hay que colocar las etiquetas de “Mucho Valor” pues tenían un enfoque hacia lo eterno, hacia los tesoros en el cielo mencionados en la porción bíblica y a los cuales no se les puede poner un precio porque simplemente su valor es incalculable.

Estoy seguro que esta familia perdió toda su inversión donde tenía las etiquetas de “Poco Valor” que generalmente son las que rápidamente se pueden recuperar. Sin embargo, su inversión de valor eterno con etiquetas de “Mucho Valor” estaba segura en el banco de los cielos donde las posesiones se cotizan en abrazos, besos, comprensión, perdón, pertenencia, consuelo, apoyo, risas, empatía, respeto, compañerismo, agradecimiento, optimismo, paciencia, compromiso, amistad, humildad y definitivamente AMOR.

Por más que muchos lo nieguen, absolutamente todos queremos tener estos tesoros, es más, los necesitamos. La buena noticia es que, con la ayuda de Jesús, todos podemos empezar a almacenar estos tesoros de valor eternos pues Dios ha dispuesto una familia en quienes invertir, y esta señora (que después del deslizamiento tiene su inversión más importante intacta) nos lo ha recordado.

Mi oración es para que, en este día de la familia, volvamos a darle el valor que se merecen a las cosas más importantes. Que Jesús nos ayude a amar a nuestras familias como Él nos ama, incondicionalmente. Que su amor, perdón y gracia se derrame en las familias que necesitan ser restauradas. Que nuestras etiquetas de “Mucho Valor" estén principalmente en donde tienen que estar, nuestras familias. Que invirtamos el amor necesario en las mismas y que las cosas pasajeras nos ocupen menos tiempo. Amén.

Mirko Tedesqui

 

15/05/2019

Suscríbete a nuestro Newsletter

Artículos más leídos